CUATRO LESIONES QUE TODO CORREDOR DEBE EVITAR!

En los últimos años se ha visto un auge impresionante a nivel mundial en cuanto a la práctica del running, en todas sus variedades y formas. En las principales ciudades de Latinoamérica periódicamente se realizan carreras de 5k, 10k, 15k, media maratón (21k) y maratón (42k), a las cuales se les hacen muchísima publicidad. Quizás eso ha contribuido a que mayor cantidad de personas se animen a practicar esta disciplina deportiva, unos con el objetivo de mantenerse en forma y entretenerse, tomando en cuenta los beneficios del caminar y de correr y los bajos costos que supone practicarlo. Pero otros tienen objetivos mucho mayores y más competitivos, buscan llevar su físico al límite de sus capacidades y ampliarlas progresivamente.

En una carrera todos los grupos musculares trabajan de forma sincronizada para garantizar el mejor rendimiento posible de acuerdo a la capacidad física del atleta, pero al mismo tiempo son muchos los músculos y estructuras que pueden ser susceptibles a lesiones si no se toman las previsiones necesarias.  Es difícil incluir en un solo artículo todas las estructuras que pueden lesionarse, así que en esta ocasión se describirán solo algunas.

Imagen 1. Tibial Anterior y su punto gatillo

TIBIAL ANTERIOR

Generalmente se confunde con el dolor causado por una   periostitis tibial, que no es más que la inflamación de la membrana que recubre la tibia, en cuya estructura se inserta el vientre del músculo. Ambas estructuras se deben tratar de manera simultánea pero con técnicas diferentes. La inflamación del periostio suele mejorar con reposo, hielo y el uso de medias compresivas en reposo y durante la práctica del deporte. También puede ayudar algún tipo de vendaje funcional o  vendaje neuromuscular (kinesiotape). Para el musculo tibial anterior, se debe realizar un estiramiento preciso, tratamiento del punto gatillo, relajación miofascial y la corrección de alguna alteración postural de la rodilla y del tobillo-pie, ya que puede predisponer a un esfuerzo extra por parte del músculo.

Es el músculo principal encargado de realizar la flexión dorsal del pie. Durante el maratón debe contraerse constantemente para garantizar que la punta del pie esté elevada al realizar el apoyo del talón. Este musculo se contrae el doble que cualquier otro grupo muscular durante la actividad. Esta excesiva contracción puede activar el punto gatillo visualizado en la imagen, que da dolor en la espinilla, delante del tobillo y en el dedo gordo del pie.

Imagen 2. Tibial Posterior

TIBIAL POSTERIOR

                Músculo situado entre el tercio medio de la tibia y membrana interósea en su parte posterior, recorre la pantorrilla pasando por detrás del maléolo interno (el tobillo) hasta llegar a la cara posterior de las 3 cuñas en el tarso y la cara posterior de las cabezas del II, III y IV metatarsianos. Sus principales funciones son las de mantener el arco plantar y evitar que la tibia se desplace hacia afuera en la fase de apoyo durante la marcha. También realiza la supinación (inversión) del pie. Cuando este músculo es débil el pie cae contribuyendo a formar el pie plano. En los maratonistas se describe el Síndrome de estrés del Tibial Posterior, precisamente por el estrés que se genera al apoyar el pie mientras que el músculo realiza un esfuerzo por evitar que la tibia se desplace hacia afuera. Esto podría activar su punto gatillo, causando dolor en la zona  media de la pantorrilla y en la zona del tendón de Aquiles en su cara interna, incluso en el talón y hacia la planta del pie.

El tratamiento de este músculo consiste en realizar estiramientos, aliviar el punto gatillo y estimular la estabilidad del arco plantar. El uso de medias de compresión durante el entrenamiento ayudará a mantener la salud del músculo. Utilizar calzados adecuados que puedan amortiguar el impacto ayudan a reducir significativamente la fuerza de contracción que debe ejercer el tibial posterior para evitar que la tibia se desplace hacia afuera. Dicho calzado debe mantener la estabilidad del arco plantar.

Al igual que con el tibial anterior se debe evaluar la postura en carga del pie, debido a que una alteración de la misma puede predisponer a una actividad excesiva del tibial posterior, haciéndolo susceptible a lesionarse.

Imagen 3. Soleo

SÓLEO

Es el músculo olvidado de la pantorrilla, que junto con los gemelos forman el llamado tríceps sural. Su origen se sitúa en la cabeza y borde posterior del peroné y en el borde interno de la tibia y su inserción contribuye a formar el tendón de Aquiles junto con los gemelos para insertarse en el hueso calcáneo. Realiza la flexión plantar del pie cuando la rodilla está flexionada así como la inversión del pie (siendo agonista del tibial posterior). Suele ser un músculo rígido debido a que no se le presta atención para su estiramiento, sobre todo los corredores principiantes. Dicha rigidez es la causante del aumento del estrés en el soleo durante la actividad, tanto para el apoyo, donde debe contraerse excéntricamente para regular la flexión dorsal del pie y evitar la pronación del calcáneo, como para la propulsión, donde debe realizar la flexión plantar del pie.

La activación de los puntos gatillo puede ocasionar dolor como se visualiza en la imagen 3 y cuyo tratamiento se basa en las mismas pautas descritas anteriormente.

Imagen 4. Nervio ciático poplíteo externo

NERVIO CIATICO POPLITEO EXTERNO      

                Este nervio no es más que la continuación del nervio ciático, solo que al llegar a la rodilla se divide en dos, donde uno de ellos, el ciático poplíteo externo, pasa por detrás de la cabeza del peroné, muy superficial, haciéndolo vulnerable por su posición. La irritación del nervio produce dolor y diferentes sensaciones como hormigueo, adormecimiento, entumecimiento, sensaciones eléctricas, de quemazón y rigidez, calambres, entre otras.

Este nervio se afecta por la falta de movilidad en la articulación tibio-peronea proximal, a la altura de la rodilla, y al mismo tiempo la falta de movilidad es producida por alteraciones en las tensiones musculares ejercidas por el tibial anterior, soleo, cintilla iliotibial y bíceps femoral. También influye la calidad y elasticidad de todo el sistema nervioso.

El tratamiento para mejorar el dolor producido por la irritación de este nervio debe comenzar mucho antes de pensar en él. Se deben tratar todos los grupos musculares antes mencionados, aliviar tensiones y mejorar la elasticidad para disminuir la presión que estos ejercen sobre la rodilla y sobre la articulación tibio-peronea proximal, luego de eso se deben realizar maniobras de movilización de la articulación para finalmente realizar maniobras neurodinámicas para mejorar la elasticidad del sistema nervioso periférico, logrando así una mejor conducción nerviosa y el alivio del dolor.

A modo ilustrativo en la imagen 5 se aprecia una forma de estirar el tibial anterior (izquierda), en la cual se debe tomar el pie con la mano contraria y realizar un pequeño giro del pie. En la imagen de la derecha se observa una forma de estirar el soleo izquierdo, en donde se debe realizar una flexión dorsal del pie mientras se mantiene el talón apoyado en el suelo.

IMG_4418

Imagen 5. Estiramiento Tibial Anterior – izq – y soleo – der –

Lo más importante a tomar en cuenta, tanto por los corredores como por los fisioterapeutas, es que el tratamiento aislado de las estructuras afectadas sin tomarlas en cuenta dentro de un contexto global, solo va a tener un efecto paliativo y no curativo ya que la posibilidad de reincidencia quedará latente. En cambio si el tratamiento es enfocado dentro de un contexto de globalidad (como lo enmarca la Reeducación Postural Global – RPG) las posibilidades de mejoría aumentan y el riesgo de reincidencia disminuye.

No puede haber una mejoría real si no se modifica el patrón postural afectado, para ello hay que modificar la percepción que el cerebro tiene de la postura y adaptarlo a los cambios aplicados. Solo eso garantizará un equilibro neuro-muscular para que el cuerpo trabaje en la mayor armonía posible.

Además de recomendable es necesario que el corredor disponga de un equipo de salud que se encargue de su asesoría. Entre ellos el Fisitoerapeuta juega un papel fundamental tanto en la recuperación como en la prevención de lesiones.

Sígueme en:

Facebook: http://www.facebook.com/FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Instagram: @fisiosalinas

Anuncios

RPG® Y POSTURA EN PACIENTES CON PARKINSON

Abundante y variada información se puede conseguir en el área de la Fisioterapia en pacientes con mal de Parkinson, sobretodo en cuanto a los ejercicios terapéuticos destinados a mejorar las capacidades de estos pacientes, cuyo objetivo principal es lograr devolver o mantener la independencia en las actividades de la vida diaria (vestido, alimentación, aseo y traslado) y potenciar las capacidades y habilidades existentes.

Son innegables los beneficios que, dentro del abordaje de estos pacientes, puede ofrecer la RPG como técnica especializada para la corrección postural (Imagen 1), pero además de eso, como técnica de tratamiento inhibitoria del sistema nervioso, excelente para contrarrestar la rigidez y el aumento de tono propio de esta enfermedad.

                                                                       Imagen 1. Postura típica de Parkinson

  Dentro de las familias de posturas de tratamiento en RPG 2 de ellas son fundamentales para mejorar la postura del paciente e incrementar la estabilidad. La primera en descarga con ángulo coxofemoral abierto y brazos abiertos (Imagen 2) para trabajar la capacidad respiratoria y corregir la mirada descendida, cuello adelantado y hombros adelantados típicos de los pacientes con Parkinson.

                                        Imagen 2. Postura en descarga ángulo coxofemoral abierto brazos abiertos

 La segunda postura debe ser en carga de pie contra la pared (Imagen 3) si es muy difícil mantener el equilibrio para luego progresar a la postura de pie en el medio, las cuales deben integrar los resultados obtenidos en la postura en descarga (mirada horizontal y cuello y hombros erguidos) y trabajar en la estabilidad de las piernas con el fin de disminuir el riesgo de caídas e incrementar las capacidades de traslado.

                                                                      Imagen 3. Postura de pie contra la pared

                  Como complemento perfecto de este tratamiento podemos aplicar los ejercicios terapéuticos diseñados para pacientes con Parkinson e integrar otras modalidades como Gimnasia Cerebral y programas de Rehabilitación Virtual a través de las consolas de videojuegos (Wii, Xbox Kinect) u otros programas computarizados más sofisticados. Como ejemplo tenemos este artículo de Ejercicios para pacientes con Parkinson. También algo de evidencia de las ventajas de la Terapia Manual en Parkinson.

Sígueme en:

Facebook: http://www.facebook.com/FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Instagram: @fisiosalinas

Tracción manual Vs. Tracción mecánica en el tratamiento de la hernia discal lumbar

Esta entrada fue escrita originalmente para la página de http://www.conceptorpg.com.ar quienes tienen un gran interés y dedicación al servicio y difusión de la RPG como método terapéutico. Desde aquí, un saludo para ellos.

Creo que una de las herramientas mas útiles que he aprendido de cualquier técnica terapéutica de tratamiento ha sido el componente de De-coaptación que nos brinda la RPG, que a modo sencillo se describe como la maniobra de descompresión, separación, tracción, etc., que realiza el Fisioterapeuta (Kinesiólogo) sobre un paciente en una estructura determinada.

Generalmente en los consultorios, unidades o centros de rehabilitación encontramos Médicos Rehabilitadores y Fisioterapeutas que ante un paciente con dolor lumbar producto de una hernia discal les indican como tratamiento inicial la Tracción lumbar realizada en una camilla donde el paciente se acuesta, se le colocan unos sujetadores por encima de la cresta iliaca (en la cintura) los cuales están enganchados a una maquina que se programa para realizar una tracción de la columna lumbar a una velocidad, fuerza y tiempo determinados. No se puede negar el alivio que experimenta el paciente, sin embargo es importante destacar ciertos puntos en los cuales hay fallas en este procedimiento terapéutico.

  1. El sujetador generalmente es de un tamaño bastante grande para poder abarcar toda la cintura pélvica. Entonces ¿cómo estar seguros de que la tracción es aplicada exactamente al segmento vertebral especifico donde se encuentra la hernia? Cuando el dolor es acompañado por una respuesta muscular de protección del área (espasmo, contractura) que ejerce una fuerza de compresión del área afectada la cual limita su movilidad, ¿cómo estar seguros de que la tracción no se traslada a segmentos superiores o inferiores donde la movilidad no está tan limitada como en la zona afectada?
  2. La maquina no es capaz de determinar cuanta tracción debe realizar en función de la postura de la columna lumbar (Hiperlordosis, rectificación, inversión de la lordosis) en el sentido de la dirección de la fuerza que siempre es la misma.
  3. En caso de que después de un tiempo en el tratamiento los músculos involucrados en la protección de la zona afectada se relajen permitiendo ganar movilidad, no hay nada que indique durante el procedimiento que tanto se han relajado los músculos. Por lo tanto tampoco se puede determinar una progresión en el incremento de la fuerza de tracción de la máquina para relajar completamente la musculatura involucrada y así poder permitir una mejoría en la movilidad que finalmente derivaría en una descompresión vertebral haciendo que la hernia deje de causar dolor.

Contrastando con lo antes expuesto, encontramos que la RPG (Reeducación Postural Global) es una especialidad de la Fisioterapia y de la Terapia Manual Ortopédica que, para eltratamiento de la hernia discal lumbar se basa en realizar tracciones (de-coaptación, descompresión, separación, etc.). La cuestión está en cómo se realizan y bajo que parámetros. Lo de los parámetros es fundamental porque ahí radica la ventaja sobre la tracción mecánica explicada en el párrafo anterior y se evidencia de la siguiente manera:

  1. Cuando se realiza una tracción lumbar o del sacro es fundamental el monitoreo de los síntomas iniciales que eso produce en el paciente. Puede referir alivio inmediato del dolor, sensación de estiramiento, descompresión, etc., pero también puede referir aumento del dolor, en ese caso conviene revisar si la tracción se realizó con mucha fuerza y reducirla. Al principio la progresión es lenta y se va aumentando a medida que la musculatura involucrada se va relajando.
  2. Las contracciones isométricas son parte fundamental de la tracción manual en RPG ya que se puede monitorear la respuesta del dolor respecto a la fuerza de la contracción. Generalmente al soltar la contracción el paciente manifiesta alivio del dolor. En caso de que la contracción duela conviene revisar y reducir la fuerza de la contracción (esto lo hace el paciente orientado por el RPGista). Esto es algo que no se puede hacer en la máquina de tracción mecánica porque no hay nadie que monitoree la contracción.
  3. Aplicación de la tracción en el segmento vertebral al cual va dirigida, es decir, donde está la hernia. Esto lo hace el Terapeuta gracias a la destreza manual que ha adquirido con la experiencia dentro de la formación y aplicación de la RPG. Con la seguida contracción isométrica no solo se puede monitorear el dolor a través de lo que diga el paciente, sino que empezamos a tener elementos más objetivos de evaluación con respecto a la movilidad del segmento vertebral y sensación muscular de relajación del espasmo.
  4. Se pueden realizar maniobras de corrección postural en función de la posición de la columna lumbar (Hiperlordosis, rectificación, inversión de la lordosis), tomando en cuenta la globalidad del paciente y los efectos de la corrección en otras estructuras, por ejemplo; cuello, hombros, etc.
  5. La tracción manual es complementada con una progresión postural que va a imprimir tensión a las cadenas musculares, haciendo un trabajo de globalidad, la cual es la base de la RPG.

La tracción manual en RPG, tanto para el tratamiento de hernias discales lumbares y/o lumbosacras, como para el resto de patologías musculo-esqueléticas es solo el principio del tratamiento dirigido a trabajar simultáneamente el alivio del dolor con la modificación y corrección de la postura, que es lo que realmente va a garantizar una mejoría duradera y con menores posibilidades de recaídas futuras.

En resumen, no se va a obtener una mejoría verdadera y sustentable en el tiempo si no se modifican los patrones y esquemas cerebrales de la postura, y la percepción del cerebro de la postura del cuerpo respecto al espacio. Esto solo se puede lograr de manera efectiva y eficiente a través de la RPG ya que es el único concepto terapéutico de tratamiento que trabaja en verdadera globalidad.

Sígueme en:

Facebook: http://www.facebook.com/FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Instagram: @fisiosalinas