Condromalacia patelar y las fallas en su tratamiento

Hace un buen tiempo, conversando con un doctor amigo, me comentaba que desde el punto de vista evolutivo los seres humanos pagamos un alto precio por caminar en dos piernas, cobrado en forma de lesiones de espalda baja y rodillas. Éste me aseguraba que según ciertos estudios todos nuestros problemas de esta índole podrían ser resueltos simplemente volviendo a caminar en 4 patas. Como se pueden imaginar, luego de eso vinieron las bromas y las risas de rigor.

Desde ese momento, me he quedado pensando en la magnitud de tal aseveración. Si bien me parece un tanto extremista, tiene sentido desde un análisis pragmático. De hecho algunos estudios lo describen sobretodo para los problemas de columna, pero eso sería un tema para otro debate que no es el que quiero plantear en este artículo.

En el caso de las lesiones de rodilla sin duda alguna la práctica deportiva aumenta la incidencia de lesión. Se habla de que el 15% de las lesiones deportivas son de rodillas y que de este porcentaje el 50% termina en una visita al especialista. Lesiones de ligamentos, meniscos, tendones, músculos, cápsula articular, nervios, bursa, pliegue sinovial (plica), etc, pueden causar serias discapacidades y la imposibilidad de practicar cualquier deporte si no se ejecuta un tratamiento adecuado.

Desgaste del cartílago entre la rótula y el fémur

Desgaste del cartílago entre la rótula y el fémur

Entre tantas lesiones que puede sufrir la rodilla la condromalacia, también conocida como síndrome patelo-femoral, es una de las mas dolorosas. Se produce por un desgaste del cartílago situado entre la rótula y el fémur y sus causas pueden incluir actividades deportivas, traumatismos, predisposición genética (historia familiar de artritis o artrosis) y sobrepeso. Básicamente el desgaste del cartílago es una consecuencia de algo que produce un mal funcionamiento de la rótula respecto al fémur. Por ejemplo un aumento de la tensión del cuádriceps puede comprimir la rótula contra el fémur y esta compresión a lo largo del tiempo es la que produce el desgaste del cartílago.

Los síntomas mas comunes son dolor en la parte anterior de la rodilla donde muchos pacientes describen el dolor por encima, por debajo y por detrás de la rótula, así como inflamación, rigidez, “chasquidos” o “crujidos” de la rodilla al realizar flexión y/o extensión, dificultad para mantener el equilibrio y la sensación de inestabilidad o que la rodilla “falsea” al estar de pie o caminando; incluso puede haber dolor en periodos prolongados sentado como cuando se está en el cine o durante un viaje extenso.

En la evaluación y tratamiento es donde se encuentran la mayor cantidad de fallas. Usualmente el paciente acude primero al traumatólogo – ortopeda, quien luego de diagnosticar la condición tiene a su disposición una serie de tratamientos para plantearle al paciente (plasma rico en plaquetas -PRP-, ondas de choque, células madre, cortisona, cirugía en los casos mas graves).

CUEVAS - BARTOLINA- 24-08-1956- CR-PR (RODILLA- 2 VISTAS) Del 01-09-2015 S0 I0

Se nota la elevación de la rótula y la desviación hacia afuera

La falla radica en no contemplar un tratamiento de fisioterapia especializada que tome en cuenta el funcionamiento adecuado entre espalda baja, cadera, rodilla y pie. Con toda certeza se puede asegurar que ante una condromalacia existe algún desbalance postural y muscular que debe ser analizado en detalle. Se debe empezar por valorar el funcionamiento de la columna lumbar y de la articulación sacro-iliaca ya que si hay rigidez en estas estructuras el funcionamiento de los músculos de la pierna puede ser deficiente y estar predispuesto a la lesión.

Un aumento de tensión del cuádriceps puede elevar la rótula, comprimirla contra el fémur y en algunos casos desviarla hacia un lado. Asimismo algunos estudios revelan la relación entre una banda iliotibial tensa y dolorosa y un síndrome patelo-femoral o condromalacia, por eso es fundamental evaluar su estatus junto con el del músculo tensor de la fascia lata, cuyo punto gatillo suele activarse al trotar por períodos prolongados cuesta arriba o cuesta abajo. Por otro lado también se debe evaluar los músculos de la pata de ganso (semitendinoso, sartorio y recto interno) que se insertan en la cara anterior de la rodilla.

Habrían otros aspectos a tomar en cuenta cuando un paciente llega con esta condición y se podría debatir sobre los efectos de ciertos tipos de tratamiento, sin embargo el objetivo de este artículo es expandir un poco la visión sobre el abordaje terapéutico de la condromalacia. Cualquier aporte o comentario sobre el tema, además de bienvenido es necesario.

Sígueme en:

Facebook: http://www.facebook.com/FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Instagram: @fisiosalinas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s