14 DATOS SOBRE EL DOLOR DE ESPALDA BAJA EN EL EMBARAZO

¡Estamos es una nueva casa! Visítanos en www.fisiosalinas.com

dolor-lumbar-en-embarazo

Imagen 1. Dolor lumbar, asociado a aumento de tensión por el aumento del peso.

El dolor de espalda es una de las molestias más comunes que se presentan durante el embarazo, sobre todo a partir del segundo trimestre y se incrementa durante el tercer trimestre. Se presume que este síntoma se debe al aumento de peso propio de estas etapas. Sin embargo, para analizar la aparición del dolor es necesario tomar en cuenta otros factores cuya clave puede estar en la condición física de cada madre antes de quedar embarazada.

Lo curioso es que esto representa uno de los más grandes fallos dentro de la preparación al embarazo y al parto. Así como se presentan muchos embarazos no deseados o no planificados, también existen muchas parejas que planifican esta etapa con varios meses de antelación. Empiezan a alimentarse mejor, dejan los hábitos dañinos como el cigarrillo y el exceso de alcohol, mientras que consumen algunos suplementos como el ácido fólico y el omega 3. Sin embargo, la poca atención que se le presta al estado físico, así, como la pobre asesoría al respecto, puede aumentar el riesgo de padecer dolor de espalda durante y después del embarazo. Muchos médicos simplemente se remiten a indicar ciertos ejercicios y en última instancia a tratar de hacer entender a la embarazada que eso es “parte del proceso” y básicamente debe aguantar el dolor.

En vista de eso, aquí les presento algunos datos que nos ilustran mejor sobre el dolor de espalda baja en el embarazo:

  • Existe un mayor riesgo de padecer dolor durante y después del embarazo si sufrió dolor previo al mismo.
  • Si padece de dolor lumbar durante la menstruación también tiene mayor riesgo de padecerlo durante y después del embarazo.
  • Mayor riesgo de dolor si tiene historia de traumatismo lumbo-pélvico. (accidentes de tránsito, caídas, etc.).
  • Las mujeres físicamente más activas antes del embarazo padecen menos dolor de espalda que aquellas que son sedentarias.
  • Si se aplicó anestesia epidural durante el parto existe un riesgo mayor de padecer dolor lumbar durante el post-parto. Hay innumerables testimonios de dolor lumbar incluso varios años después de la aplicación de la anestesia.
  • Se dice que el porcentaje de embarazadas que sufren de dolor lumbar es casi del 50% y que dicho síntoma aparece a partir del segundo y tercer trimestre de la gestación.
  • Asimismo, el 25% de quienes padecen de dolor lumbar durante el parto, refieren el mismo síntoma en un período de 3-6 meses post-parto.
  • El 16% de las embarazadas reportó dolor lumbar hasta 6 años después del parto.
  • El riesgo de padecer dolor de espalda baja es mayor en un segundo embarazo y aumenta si sufrió el síntoma durante el primer embarazo.

    dolor-sacroiliaco

    Imagen 2. Dolor pélvico o sacro-ilíaco

  • Hay una diferencia entre el dolor pélvico (asociado a la articulación sacro-ilíaca. Imagen 2) y el dolor de espalda baja. El primero suele ser más intenso y generar una mayor incapacidad e incomodidad. El segundo está asociado a un aumento de tensión muscular debido al aumento del peso y al aumento de la curvatura de la columna lumbar (imagen 1).
  • Es posible que el dolor pélvico se deba a un aumento de la movilidad y poca estabilidad de las articulaciones sacro-ilíacas. Algunos autores la asocian al aumento de la hormona relaxina, segregada para permitir una relajación de los ligamentos que sujetan las articulaciones de la cintura pélvica (imagen 3).
  • El tratamiento para el dolor pélvico está basado en ejercicios de estabilidad y en algunos casos el uso de un cinturón pélvico en la etapa más aguda del dolor puede ser beneficioso; mientras, que el tratamiento del dolor lumbar se basa en maniobras de descompresión y estiramiento de la columna lumbar y de las piernas. Esto está sujeto siempre a las características individuales de cada paciente que deben ser evaluadas por el fisioterapeuta.
  • Es normal, que ciertas actividades de la vida diaria se vean afectadas a medida que avanza el embarazo, sin embargo, estas suelen afectarse aún más en mujeres que padecen de dolor de espalda baja, y en muchos casos las limitaciones pueden ser severas para realizar las tareas más simples: caminar, pararse, sentarse, cambiar de posición, etc.
  • Y aquí el dato que me parece uno de los más sorprendentes: El riesgo de padecer depresión post-parto aumenta al doble si se sufre de dolor de espalda baja.
relaxina-before-and-after-jpg-3

Imagen 3. La hormona relaxina permite la relajación de los ligamentos de la pelvis.

Aunque estos datos parezcan trágicos, sí es posible mejorar del dolor de espalda si se toman las medidas oportunas. La fisioterapia, la terapia manual ortopédica, la reeducación postural global y los ejercicios de fortalecimiento muscular son varios de los mecanismos que se aplican en estos casos, con excelentes resultados.

Si bien está comprobado que los ejercicios de fortalecimiento muscular tienen enormes beneficios si se ejecutan antes y durante el embarazo, no es propósito de este artículo enumerarlos, sino crear conciencia de la necesidad de una asesoría adecuada al respecto.

El trabajo multidisciplinario es necesario para lograr una calidad de vida digna en una etapa de tantos cambios físicos y mentales, tomando en cuenta lo que considero el dato mas revelador mientras investigaba para escribir este artículo: el aumento del riesgo de la depresión post-parto.

Si te gustó, comparte este artículo.

Sígueme en mis redes:

Instagram: @FisioSalinas

Facebook: FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Enlaces consultados:

http://liu.diva-portal.org/smash/get/diva2:17602/FULLTEXT01.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3306025/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4203346/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23962890

Five Things to do Before You Get Pregnant

http://www.cfp.ca/content/59/8/841.long

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19445815?dopt=Abstract

http://www.jospt.org/doi/pdf/10.2519/jospt.2002.32.7.314

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27100449

http://www.ajog.org/article/S0002-9378(12)01969-2/fulltext

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s