7 síntomas de que estás descuidando tu salud 

“De repente me di cuenta que tenía un verdadero problema cuando en la mañana fui a servirme un vaso de jugo de naranja y no fui capaz de hacerlo bien. En el momento en que giré el brazo derramé todo el jugo en la mesa y se me cayó la jarra. Que manera de #$%/& de empezar la semana”.

Así me describe esta paciente el episodio que la terminó de motivar a buscar ayuda, frente a un problema que venía padeciendo desde hace meses pero que no le había dado tanta importancia.

Es muy común ver como dejamos pasar los días ante los síntomas mas “inofensivos” para ir a buscar ayuda, mientras que el día en que estalla el dolor incapacitante es cuando mandamos todo a la porra y decidimos “ocuparnos de nuestra salud”.

Hace tiempo me di cuenta de que un alto porcentaje de las personas somos procrastinadoras con nuestra salud, parece algo natural en nuestro comportamiento y conducta como seres humanos. Es curioso ver como no sacamos tiempo ahora para una o dos consultas, pero luego de 3-6-9 meses si somos capaces de sacar tiempo para 12 sesiones.

Al final no cambió nada a nuestro alrededor: seguimos estando solter@s o teniendo espos@ / novi@, hijos, familia, el mismo trabajo en el mismo puesto con las mismas responsabilidades, etc.

Lo único que cambió fue la intensidad del dolor.

Y como encontramos que este comportamiento es algo natural, no nos damos cuenta de que estamos dejando nuestra salud en un segundo plano.

Por eso aquí describo 7 síntomas de que estás dejando tu salud en un segundo plano:

Chalk drawing - Do it now

El mejor momento para empezar es AHORA

  1. Ante el primer dolor te tomas cualquier analgésico (automedicación).
  2. Si el dolor persiste aumentas la dosis.
  3. Le asignas inmediatamente una causa: “eso puede ser el estrés”, “es que estuve mucho tiempo sentado”, “eso fue que dormí mal”, “podría ser la circulación”, etc.
  4. Buscas excusas: no tengo tiempo, el médico que quiero no trabaja con mi seguro, su consulta está muy lejos, no hay facilidad de estacionamiento en ese lugar, llovió, el tráfico está insoportable, etc.
  5. Si buscas ayuda no ejecutas las recomendaciones indicadas.
  6. No buscas una segunda opinión.
  7. Tienes dificultad para modificar los hábitos de vida perjudiciales: no tomar agua, pobre alimentación, no hacer ejercicios, no descansar adecuadamente, pobre manejo del estrés y/o ansiedad, etc.

Ante esta situación es importante tomar conciencia de que el abordaje de nuestra salud en un momento determinado pasa por la orientación de varios especialistas: fisioterapeuta, médico, nutricionista, psicólogo, entrenador personal, etc. Asimismo debes saber que el poder de cambiar esa situación está en tus manos. Regularizar tu descanso, tomar abundante agua (estudios científicos varían entre 2 y 4 litros al día), comenzar algún tipo de actividad física y/o deportiva; son algunas de las medidas que puedes empezar a implementar por tu cuenta.

En estos días de tantas frases motivacionales, que a veces hasta abruman, suena a cliché pero es una verdad, el mejor momento para empezar es AHORA.

Sígueme en:

Facebook: http://www.facebook.com/FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Instagram: @fisiosalinas

 

Anuncios

Liderazgo y motivación en Fisioterapia

¡Dolor!

Esa es la primera razón o motivo por el cual una persona acude a Fisioterapia.

El dolor neuro-musculo-esquelético suele ser la manifestación de una serie de problemas relacionados con la salud: alteración de la postura, sedentarismo, pobre alimentación e hidratación, estrés (laboral, familiar, social, físico), personalidad-actitud ante la vida, entre otras.

El problema de todo esto es que, como Fisioterapeutas, con frecuencia nos limitamos a trabajar el síntoma doloroso dejando por fuera las causas de éste, que pueden estar en cualquiera de las áreas mencionadas en el párrafo anterior. Y no me refiero a eso de que una lumbociatalgia tenga su origen en una hernia discal o en un síndrome del piriforme, me refiero a qué fue lo que ocasionó el inicio de los síntomas. Por ejemplo: la persona trabaja en una oficina, pasa 8 horas frente a la computadora, se levanta 1 vez cada 4 o 5 horas, no toma agua, no realiza ejercicios (por qué no los realiza? no le gustan? le da fastidio? no tiene tiempo?), su tiempo libre lo utiliza en actividades de tipo sedentario, se enfoca  más en las cosas negativas que en las positivas, etc.

En cual de estas cosas pudiera estar el origen del dolor? Quitando aquellas de origen traumático por supuesto, una caída, golpe o accidente.

Personalmente me gusta empezar cada proceso motivando a mis pacientes a que la primera cita suponga un punto de inflexión en sus vidas que les permitan modificar aquellos hábitos menos beneficiosos y reforzar aquellos que son positivos.

En cuanto al dolor me encuentro con dos tipos de pacientes, aquellos que dicen: “Pero todavía me duele!” Y aquellos que dicen: “Pero me duele menos!”

Los primeros fomentan el dolor, mientras que los segundos lo minimizan. Sucede así:  “Pero todavía me DUELEEEEEEE!” Quedando en el cerebro la palabra “DOLOR“, lo cual facilita la perpetuación del mismo. En el segundo sucede así: “Pero me duele MENOOOOSSSSS! quedando la palabra “dolor” “MINIMIZADO“. Para mi esa diferencia es crucial y tiene que ver con el tipo de personalidad y hábitos de cada individuo.

De cualquier manera, mantener a un paciente motivado a cambiar sus hábitos de vida para disminuir el riesgo de una recaída en el futuro es muy interesante. Pone a prueba nuestras cualidades como motivadores para lograr los objetivos que queremos. Las herramientas que los Fisioterapeutas utilicemos como motivadores dependen de muchos factores, como nuestra personalidad, conocimientos, experiencias previas, ánimo, etc. Pero ese es otro tema y no me voy a extender ahí.

Solo les quiero compartir una herramienta utilizada con frecuencia en el liderazgo: El proyecto de vida.

PROYECTO DE VIDA

Objetivo

Medio

Tiempo

Revisión

Responsable

Salud/Bienestar

Familia

Trabajo

Espiritualidad

Negocios

Pareja

Amistades

Economía

Esta es una herramienta fundamental que nos permite organizar aquellas áreas de nuestra vida que queremos mejorar, de una manera sistemática y efectiva, siempre que se sigan los pasos para ello. Cada quién coloca las áreas de su vida en las que quiere un proyecto según sus necesidades, aunque en el cuadro hay algunas sugeridas.

Es importante tomar en cuenta ciertas recomendaciones para que en cada área se cumpla lo que se quiere:

Objetivos concretos: Colocar en el área de salud “Estar bien físicamente”  no es un objetivo concreto. por el contrario “ir al gimnasio 3 veces por semana” ya es diferente, no?

-Utilizar Medios accesibles: El “Medio” es la herramienta con la que se quiere conseguir el objetivo. Si utilizamos medios que estén a nuestro alcance, el objetivo será más fácil conseguirlo.

-El Tiempo en el que se quiere conseguir el objetivo: es recomendable utilizar los plazos cortos (0-6 meses) ya que te permite reevaluar con frecuencia y reorientar los objetivos en función de aquellos que ya se lograron. Ir 3 veces por semana al gimnasio durante 3 meses va a ser más motivador en el corto plazo en función de renovar ese objetivo o buscar otro más ambicioso, por ejemplo: empezar a practicar un deporte. El plazo medio es de 6 meses a 1 años y a largo plazo es de 1 año en adelante. Aunque hay varios contextos para definir esto, mi propuesta es así.

-La Revisión tiene que ver con un chequeo de los objetivos y medios antes de que se cumpla el tiempo establecido. Si te planteas un objetivo a cumplirlo en 3 meses, es bueno revisarlo al mes o mes y medio para evaluar el estatus y poder ajustar sobre la marcha.

-El Responsable es una persona que eliges para que pueda servir de orientador, monitor y motivador de tu proyecto de vida, o de un área específica de el. Debe ser una persona con unas características específicas que le permitan ayudarte a conseguir tus objetivos. Es quien te acompaña durante el proceso.

Está claro que para algunas personas este tipo de cambios se les da con mucha facilidad, y presentan poca dificultad para poner en marcha sus objetivos. Pero a otras les cuesta muchísimo emprender un proyecto (todos sabemos lo difícil que es empezar a ir al gimnasio, no?). Esta es una herramienta excelente para empezar a cambiar los hábitos de vida que nos perjudican o limitan.

También la ayuda psicológica adecuada y oportuna puede ser el complemento perfecto a un tratamiento de fisioterapia exitoso. Por el contrario, es difícil obtener buenos resultados si no se modifican las conductas y hábitos que contribuyen a perpetuar el dolor.

Sígueme en:

Facebook: http://www.facebook.com/FisioSalinas

Twitter: @fisio_salinas

Instagram: @fisiosalinas